Dirección General de Políticas Agropecuarias
Dirección General de Monitoreo y Seguimiento a la Producción Agropecuaria
Oficina de Acceso a la Información Pública
Mapa Nacional de Riego

NOTICIAS

El cooperativismo fue uno de los sueños que convirtió en realidad el general Augusto C. Sandino y que el frente Sandinista ha dado continuidad en todo el país, principalmente en las zonas altamente productivas.

 

En Ocotal, del departamento de Nueva Segovia, conocimos la experiencia de campesinos que trabajan la tierra a través de las cooperativas.

 

A través del apoyo técnico del INTA y el Mefcca han podido diversificar los cultivos y empoderarse de técnicas para mejorar la producción de leche.

 

En la Cooperativa Gregorio Blandino, ubicada en San Fernando, Nueva Segovia, está la comunidad Santa Rosa, donde un buen grupo de familias trabajan con ganado lechero. A las cinco de la mañana ordeñan las vacas, luego cortan el zacate que tienen sembrado y lo meten a una máquina para picarlo.

 

La buena andanza de la finca permite que estas personas mantengan a sus familias.

 

Unas seiscientas personas habitan en Santa Rosa, quienes están integradas en la cooperativa que cuenta con 2 mil 137.5 manzanas de extensión donde además de vivir del ganado se dedican a la siembra de maíz, frijoles, ayote, pipián, sandía, cebolla, mandarina, limón, yuca, miel y la elaboración de artesanías de arcilla.

 

Uno de los trabajadores de la tierra, que además emprende con la elaboración de artesanías es Isidro Zavala Pérez, quien junto a su esposa Haydée Consuelo Blandón y su hija Cindy Zavala Blandón crean preciosas piezas para diferentes usos.

 

"Desde los años ochenta estamos en la cooperativa gracias al comandante Daniel y seguimos cuidando estas tierras pensando siempre seguir adelante. A nivel de familia trabajamos todos con la artesanía y es un regalo que nos dio muestra esposa que aprendió este arte y nos enseñó a elaborarlas", comentó.

 

"Trabajamos la arcilla colada, tierras de colores que hay en diferentes partes del país. El brillo que se le ve a las tazas y tazones es natural puesto que no llevan químicos", aseguró.

 

Cristóbal Javier Contreras García se dedica a la siembra de granos, frutas y tubérculos.

 

En este momento los cooperativistas tienen sembrado maíz, pipián, plátanos, malanga, sandía, mandarina y frijoles.

 

"Hemos aprendido a diversificar la tierra con ánimo, empeño y esfuerzo. La cooperativa ya está preparada para trabajar el ciclo de primera y si Dios lo permite el ciclo de postrera y esperamos un buen invierno para salir adelante porque sabemos que del campo depende mucha gente", dijo Cristóbal.

 

En estas parcelas se apoyan con los reservorios de agua que permite regar los cultivos e incluso darle de beber al ganado que anda pastando.

 

"Esta ha sido una de las mejores estrategias que hemos aprendido porque a través del reservorio podemos cosechar productos en verano y enviarlo al mercado", explicó Cristóbal.

 

José Santos Guerrero Zamora, vicepresidente de la Cooperativa, recordó que llegaron a estas tierras evacuados a consecuencia de la guerra. Eran treinta y siete familias y hoy son casi doscientas familias.

 

"Con el apoyo del Gobierno sandinista el campesino ha comenzado a tener variedad de cultivos. Recuerdo que sufrimos bastante con los gobiernos liberales porque se olvidaron de nosotros, pero ahora hasta preparación académica tenemos y técnicas para preparar insumos orgánicos que no son dañinos para nosotros ni al medio ambiente", afirmó.

 

Es importante destacar que en la cooperativa hay ciento noventa y dos socios, de los cuales, ochenta son mujeres que cuidan de su hogar y además se integran a las labores del campo.

 

En el municipio de Mozonte hay una comunidad llamada Las Cruces y dentro de ella el sector conocido como Los Encuentros. Para conocer la comunidad se deben recorrer unos diez kilómetros montaña adentro, caminar algunos kilómetros o montar en burro, que es el medio de transporte común para llegar hasta la casa de Rosa Emilia López Gómez, quienes se dedican a la crianza de pollos, tilapias y cultivos de riego.

 

Esta zona está ubicada en el corredor seco, es por eso que el gobierno a través del INTA ha implementado tecnologías de acuerdo a las particularidades del territorio.

 

A las familias se les proporcionan semillas precoces, también se impulsan emprendimientos como la crianza de aves y tilapias, elaboración de mermeladas y cajetas, cultivo de pitahayas y amaranto, con el objetivo que estas familias campesinas tengan un ingreso económico y que consuman lo producido.

 

Rosa Emilia López Gómez se ha dedicado toda la vida a cultivar la tierra, pero desde hace cinco meses está de lleno en la reproducción de pollos y tilapias que vende en la comunidad y en el casco urbano.

 

"Esto es bonito porque vamos aprendiendo cosas. Los técnicos del INTA vienen a darnos ideas para aprovechar los recursos, por ejemplo hemos aprendido a hacer abonos orgánicos con lo que hay en la montaña, hemos aprendido hacer concentrados para los pollos y no tenemos que comprarlo siendo una ayuda a nuestra economía mejorando nuestra economía porque los vendemos y consumimos los pollos y tilapias".

 

Como familia se apoyan mutuamente para salir adelante diversificando la tierra e implementando técnicas para mejorar sin dañar los recursos naturales, una realidad con la que soñó el general de hombres y mujeres libres y que solo con el Gobierno del Unidad y Reconciliación Nacional se ha visibilizado al campesino que son los que día a día llevan el alimento a las familias de Nicaragua.

 

Fuente: El 19 digital

 

20 de mayo 2019